redcalamuchita

Calamuchita » Historias y leyendas » Santa Rosa y el viejo nogal

Santa Rosa y el viejo nogal

Alojamiento

Santa Rosa y el viejo nogal

"...A Santa Rosa de Calamuchita le debía el poema que hoy le brindo para dejar una constancia escrita del homenaje que a su valle rindo, porque el vuelo del alma no limita, porque es el más extenso y el más lindo, porque su verde nunca se marchita, porque su sol es siempre de oro: límpido, porque ese río epónimo -ancho espejo va duplicándolo con el reflejo de las aguas y haciéndolo fecundo, y porque con su luna y sus estrellas -las más altas, más puras y más bellas es su cielo la cúpula del mundo...de Germán Berdiales.

Las manzanas de Calamuchita eran famosas y se enviaban a Buenos Aires. Don Ramón Cárcano, conocedor de los problemas y de la historia del país, en 1915 fundó el vivero de Santa Rosa, para impulsar cultivos y asesoramiento técnico en la producción de manzanas. En San Ignacio se encuentra el manzanar Doña Elvira" que puede visitarse por gentileza de sus dueños. Cárcano dejó inaugurado el puente de hierro que cruza el Río y la Oficina de Correos, siendo su localla casa de Genoveva Carmona de Rodríguez.

Las postas y diligencias corrían durante los años 1911 a 1913 y en 1921 Don Justiniano Sánchez, padre de Mario Sánchez llega con la primera mensajería automóvil, en compañía del pasajero Dr. Miceno Vélez Crespo. Un Ford con capota de lona que hacía el trayecto de Córdoba por Anizacate, Los Molinos y Los Reartes.

La vieja iglesia se derrumbó en 1915 y se edificó la nueva capilla que ha sido reconstruida. Una virgen de madera tallada por los indios, de la época de los jesuitas, se encuentra en el museo de Córdoba, llevada por Pablo Cabrera -conocido historiador que pasaba largas temporadas en Santa Rosa.

El añoso nogal -ejemplar único en la provincia, plantado por los jesuítas- se encuentra cerca del Río Santa Rosa.

La villa moderna se ha levantado sobre tierras de Diego Garzón, en 1940, adquiridas a la sucesión de Baños y a sus herederas, Manuela Núñez, Mercedes Prados y Ferao de Baños. Hay una escritura de 1860 de Mercedes Prados, a la Iglesia, y una donación para el cementerio. El progreso de la villa se debe al camino -ruta 36- que se habilitara en 1936. Debemos recordar a la Comisión Ejecutiva del Camino Córdoba a Río Cuarto y a la colaboración prestada por el escritor César Carrizo, a quien acompañamos en algunas de sus giras.

Una buena hotelería, sólidas instituciones, Banco de Córdoba, Hospital Regional, etc., convierten a esta villa en la más importante del Valle de Calamuchita.

Sección especial
Santa Rosa y el viejo nogal de Historias y Leyendas del Valle de Calamuchita por Sergio Mayor - Córdoba 1970 -

Tweet Seguinos en Twitter
Compartir Me gusta
Suscribite Ver videos
Google+